No tengo tiempo.

Vamos… no te hagas… todos lo hemos dicho, ¿o no?

No, es que en serio no tengo tiempo.

Sí, es lo primero que se nos ocurre decir. Es más, lo decimos con tanta frecuencia, que es parte de la vida diaria, del normal de un día.

Pero, a ver… Sincérate conmigo y dime si no has dicho cosas como:

Agh, es que no me alcanza el tiempo.

Mi tiempo nunca es suficiente.

Necesito un día de 36 horas.

Se me fue el día y no sé a dónde, porque no logré nada.

Y esta otra perla: Estoy aquí, matando el tiempo.

 

Tratamos al tiempo como si fuera un enemigo

Siempre estamos hablando mal del pobre tiempo. Diciendo lo ingrato que es, lo poco que nos da, cómo nos saca de quicio y cómo nos esclaviza.

¿Cuándo fue la última vez que dijiste algo bueno del tiempo? ¿Te has puesto a pensar en eso?

Pero hablar mal del tiempo es solo un mal hábito. Igual que hablar mal de una persona, se nos sale antes de que podamos detenernos.

Está tan embebido en nuestro diario vivir, que nos parece una realidad irrefutable. Pero… los malos hábitos se pueden eliminar.

 

Cómo eliminar el síndrome del “no tengo tiempo”

Bueno, estamos en el sitio de la administración consciente del tiempo. Y es intencional que le llame “consciente”.

La mayoría de los procesos de transformación inician con una revelación, algo que hizo que cayeras en cuenta de algo que debes cambiar.

Es como si te quitaran una venda de los ojos y de repente puedes ver claramente lo que antes estaba oculto.

Nos pasa a todos. En algún momento sucedió algo que te “despertó” y te hizo cuestionarte de si tu actuar era como querías que fuera tu vida.

 

¿Es que tú no tienes familia?

Como lo cuento en la sección Carolina de este sitio, a mi me sucedió cuando una vez un jefe me sentó en su oficina y me preguntó: “¿Carolina, es que tú no tienes familia?”

Y yo me quedé… perpleja por un momento.

Estaba tan metida en el día a día, en el corre corre, en sacar todos mis pendientes a tiempo, en no quedar mal con nadie, que ni siquiera era consciente de que había perdido mi vida.

Trabajaba de 12 a 14 horas diarias, incluyendo fines de semana y a veces festivos.

Obviamente llegaba a casa a dormir y tratar de recuperarme. ¿Quién tiene tiempo para la familia?

Pero fue en ese momento que empezó este viaje para mí. Y supongo que si estás aquí leyendo, es porque de alguna manera tú también estás en tu propio viaje.

Así que ya tuviste que haber tenido alguna experiencia que te hizo ver con mayor claridad cómo necesitas ayuda con tu administración del tiempo. Este es el primer paso.

 

Cómo ser amigo de mi tiempo

El segundo paso es adquirir el hábito de cortar los pensamientos negativos sobre el tiempo.

Un pensamiento que se repite una y otra vez se convierte en una creencia. Y una creencia en realidad. esen-twit-15

Todos hemos oído hablar del increíble poder de la mente. Y aquello que repetimos una y otra vez incesantemente (así no lo digamos en voz alta) crea la realidad que vivimos día a día.

¿Cuál es el truco?

El truco es ser más consciente. Poner más atención a tus pensamientos; y cuando venga uno negativo, inmediatamente pronunciar su contrario. Aún mejor si lo dices en voz alta. esen-twit-15

Por ejemplo:

No tengo tiempo — Esencialista Administración Consciente del Tiempo

Aun cuando sientas que la frase es falsa y que no es tu realidad en este momento, cambia tus palabras y tus pensamientos hacia el contrario positivo.

Yo sé que esto te puede sonar un poco esotérico y raro, pero no pierdes nada con ensayar.

Nota las sensaciones en tu cuerpo cuando deliberadamente cambias tus palabras y las conviertes en frases positivas sobre el tiempo.

Si eres consistente y asumes (y cumples) este compromiso contigo mismo, verás los resultados. Sentirás que como mínimo el peso de tus propios pensamientos disminuye.

Que te mueves con un poco más de tranquilidad y con más paz en tus tareas.

En el mejor de los casos, solo con este cambio de actitud, puedes darle la vuelta a tu realidad por completo y ver cómo —como por arte de magia— sientes que el tiempo se expande un poco más y disfrutas tus actividades.

Esto es algo con lo que yo misma lucho, porque la naturaleza humana tiene una tendencia a llevarnos siempre hacia lo negativo, a ahogarnos en la queja y mantenernos en el mismo lugar.

Pero empezando poco a poco, podemos ver transformaciones en nuestros pensamientos… que luego se convierten en creencias… y que luego se convierten en realidad.

Así que… ¿por qué no intentarlo?

 

Ahora es tu turno:

Cuéntanos en los comentarios ¿cuál es una expresión que siempre estás diciendo mentalmente y en voz alta sobre lo que pasa con tu tiempo? Y escribe luego su contrario positivo.

Y si te animas, luego escribe cómo te hace sentir este simple ejercicio.

Espero que tengas una increíble semana!

Carolina Ayerbe

 

¡Cuéntale a tus amigos!

 Un pensamiento que se repite una y otra vez se convierte en una creencia. Y una creencia en realidad. 

 El truco es ser más consciente. Poner más atención a tus pensamientos; y cuando venga uno negativo, inmediatamente pronunciar su contrario. Aún mejor si lo dices en voz alta. 

Cuatro pasos para reducir tu estrés y tomar acción ahora incluso si no sabes por donde empezar

¡Excelente! ¡Te suscribiste! Revisa tu correo para confirmar y obtener el link al curso gratis

¿A dónde envío tu invitación?

 
Ingresa tu nombre de pila y tu dirección de email para registrarte en este evento.
 
Te llegará un email a tu bandeja de entrada para confirmar tu suscripción.
 
Jamás compartiré tu email con nadie; odio el spam tanto como tú. Al enviar tus datos aceptas la Autorización de Tratamiento de Datos Personales.

¡Excelente! ¡Te suscribiste! Revisa tu correo para confirmar y obtener el link para asistir a este evento gratis

¿A dónde te envío el link para acceder al curso?

 
Ingresa tu nombre de pila y tu dirección de email para acceder al curso gratis.
 
Te llegará un email a tu bandeja de entrada para confirmar tu suscripción.
 
Jamás compartiré tu email con nadie; odio el spam tanto como tú. Al enviar tus datos aceptas la Autorización de Tratamiento de Datos Personales.

¡Excelente! ¡Te suscribiste! Revisa tu correo para confirmar y obtener el link para ingresar al curso gratis

Share This